Cómo evitar la pérdida de forma excesiva de nuestros jugadores durante el verano? Cómo evitar la pérdida de forma excesiva de nuestros jugadores durante el verano?
GUARDAR En todos los deportes existe un periodo vacacional entre temporadas, dónde el cuerpo debe descansar y recuperarse del esfuerzo realizado durante la competición.... Cómo evitar la pérdida de forma excesiva de nuestros jugadores durante el verano?

En todos los deportes existe un periodo vacacional entre temporadas, dónde el cuerpo debe descansar y recuperarse del esfuerzo realizado durante la competición.

A veces se nos olvida que durante el periodo vacacional el descanso debe estar planificado y controlado como si fuese una etapa más de la temporada. Lógicamente el descanso es positivo pero si se excede y se alarga en exceso el periodo de inactividad, puede caerse en el desentrenamiento y la pérdida de forma excesiva.

Qué es el desentrenamiento?

El cuerpo humano se caracteriza por adaptarse constantemente a los estímulos provocados por la actividad física, esto explica las adaptaciones positivas provocadas por el entrenamiento; por desgracia estas adaptaciones no son permanentes y, tras un periodo de desactividad, comienzan a desaparecer paulatinamente.

Por lo tanto el desentrenamiento es la pérdida parcial o completa del entrenamiento.

Pautas a seguir durante el periodo vacacional

Un jugador amateur, semiprofesional o juvenil tiene aproximadamente algo más de 2 meses de descanso antes de volver a empezar a trabajar con su equipo. En estas semanas de vacaciones, entre final de temporada e inicio de pre-temporada, en primer lugar debemos descansar, posteriormente reiniciar nuestro re-acondicionamiento de base para así iniciar en perfectas condiciones el tramo dónde las exigencias físicas y los amistosos sirven de antesala a muchos meses de máxima exigencia futbolística.

Lo ideal es que el jugador tenga 5 semanas de tranquilidad y luego 3 semanas de acondicionamiento de base, comenzando a nivel metabólico con trabajos de eficiencia aeróbica, y progresar aumentando el volumen y la intensidad de los esfuerzos para trabajar también la capacidad aeróbica y, por último, la potencia aeróbica con trabajos más específicos.

A nivel de fuerza, el trabajo debe ir más enfocado a la prevención de lesiones y optimizar los movimientos específicos del fútbol; Trabajos que busquen una correcta y óptima gestualidad, que permitan al jugador ser estable y potente en frenadas y arrancadas, giros y saltos, cambios de dirección y golpeos de balón. Empezando por la estabilidad y la fuerza mínima, para augmentar progresivamente la dificultad, hasta llegar a la pre-temporada.

Qué deportes son recomendables para hacer durante las vacaciones?

Hay que buscar actividades que sean buenas para estar en forma. Cualquier tipo de deporte que resulte atractivo, como pueden ser los deportes de piscina, dónde se evitan las molestias articulares. Estos deportes de piscina recomendados pueden ser por ejemplo natación, waterpolo, buceo, snorkel, etc.

Otra actividad muy recomendable sería realizar pequeñas salidas en bicicleta. Necesitamos éste tipo de deportes cíclicos, sin impacto, sin cambios de dirección, sin frenadas ni arrancadas. Nos permiten realizar trabajos extensos con menos compromiso articular. De ésta manera preservamos y potenciamos las articulaciones y la musculatura del tren inferior. Arma principal del futbolista.

Si el jugador tiene molestias musculares es recomendable que no haga deportes cómo el Pádel

Pero atención! Si el jugador acaba la temporada con molestias musculares o articulares es recomendable que no haga deportes cómo el Pádel o similares. Es un deporte divertido, pero los giros propios del deporte, los cambios de dirección, y su naturaleza de espacios reducidos que pueden reproducir o augmentar molestias articulares y musculares que han arrastrado y puede que arrastren durante la temporada por su similitud a los movimientos propios de nuestro deporte.

La alimentación

Los jugadores ya suelen saber los alimentos que les benefician y los que les perjudican a nivel fisiológico, pero aquí entra también la responsabilidad y cuidado del cuerpo que cada uno quiera llevar a cabo. Si los parámetros alimenticios son importantes durante la temporada, esa importancia se multiplica durante el periodo vacacional, dado que el cuerpo del futbolista no va a consumir tanta energía durante el periodo de descanso.

Es importante eliminar los fritos, grasas saturadas en la medida de lo posible y bollería en el desayuno. En definitiva que se mantengan dentro de una dieta equilibrada.

 

Iván Morales

Titulado en Técnico de deportes en la modalidad de Fútbol y en Especialización en el Entrenamiento de Porteros de Fútbol. Cómo entrenador me considero un enfermo del fútbol, pero qué enfermedad más dulce!

No hay comentarios.

Sé el primero en dejar comentario.