Las principales cualidades del entrenador de fútbol base Las principales cualidades del entrenador de fútbol base
Es muy difícil exponer todas la cualidades del entrenador de fútbol base y pretender explicar en qué grado deben aplicarse cada una de ellas.... Las principales cualidades del entrenador de fútbol base

Es muy difícil exponer todas la cualidades del entrenador de fútbol base y pretender explicar en qué grado deben aplicarse cada una de ellas. Debemos de tratar de manera individualizada a cada jugador ya que es completamente diferente al resto. Cada futbolista es único e irrepetible, por lo tanto no podemos tratarlos a todos por igual, al contrario de lo que podemos creer intentando ser justos. Sin embargo, sí que es posible identificar ciertas habilidades que marcan la diferencia en favor de los buenos entrenadores. Estas son algunas de ellas:

Habilidad para ganarse el respeto de los deportistas

En TOP Entrenador entendemos la capacidad de ‘’ganarse el respeto’’ desde un punto meramente deportivo. El hecho de ganarse el respeto debe relacionarse con la confianza hacia el entrenador y sus métodos. El jugador debe respetar al entrenador por sus conocimientos, por su manera de dirigir el equipo y por su manera de gestionar las diversas dificultades que se le presenten.

Esto no significa que no deba imponer disciplina. Siempre debe haber una cierta disciplina para que el equipo funcione y pueda competir con garantías para cumplir los objetivos marcados. La disciplina es una faceta complicada de controlar, por qué es muy fácil confundirla con el autoritarismo. El buen entrenador debe tener la habilidad de lograr el acatamiento de unas normas de conducta y entrenamiento, a partir de la comprensión lógica de su utilidad por parte de los deportistas. A los entrenadores se les respeta cuando son coherentes y cuanto más, mejor.

Pero cuidado con esto, que el respeto es difícil de conseguir pero muy fácil de perder!

Capacidad de comunicarse de una forma asertiva

Los gritos y la comunicación agresiva no ayudan al rendimiento del deportista. Pierdes credibilidad como entrenador y no fomentas una relación sana. El jugador debe entender que todo lo que se le dice es por su bien y por el bien del equipo, por lo tanto no es bueno que la comunicación no sea agresiva porque puede interpretarlo como algo negativo.

Un buen entrenador también practica la empatía. Debes de hacer un esfuerzo por entender las reacciones de tus jugadores y ponerte en su situación, así entenderás verdaderamente lo que siente y podrás ayudarle de mejor manera.

Conocimientos

Tener conocimientos también forma parte de las cualidades del entrenador de fútbol, ya que cuanto más conoces la actividad que estás dirigiendo, más seguridad transmites a tus jugadores.

Algunos jugadores preguntan mucho porque tienen dudas o necesitan tenerlo todo claro. Si notan que su entrenador no tiene claro lo que explica, o no sabe el por qué se hace de una manera o de otra, el jugador no confiará en eso que se propone. Las ideas tienen que estar claras y debe haber una razón para llevarlas a cabo. Todo debe de tener un sentido. Por qué estás haciendo ese ejercicio y no otro? Sin planificación o objetivos concretos estás perdiendo el tiempo.

Honradez

Tanto en el deporte como en la vida, las personas honradas suelen obtienen más beneficios positivos que negativos. Pero no por que el karma te acompañe (que también), si no por qué las personas que te rodean entienden que actúas de buena fé y que aceptas tanto los errores como los aciertos. Si te esfuerzas por ayudar a tus jugadores a crecer como futbolistas pero también como personas, ellos te ayudarán a tí.

Predicar con el ejemplo

Si quieres que te respeten, respeta. Si quieres que tus jugadores no se rindan, sé tú el que jamás se rinda. Si quieres jugadores responsables, sé un entrenador responsable. Eres un modelo de conducta. Si exiges el 100% tú debes dar el 200%.

Los entrenadores nos convertimos en ejemplos a seguir para nuestros jugadores, sobre todo si son pequeños. Por lo tanto debemos de actuar en consecuencia. Uno de tus trabajos, a los cuales le acostumbramos a dedicar poco tiempo, es el de fomentar valores relacionados con el trabajo en equipo y el respeto entre nuestros jugadores. No pierdas la oportunidad para educar!

Cercanía

Entre las principales cualidades del entrenador de fútbol está la capacidad de saber empatizar y fomentar la cercanía con su grupo. Todos los jugadores necesitan sentirse queridos por el equipo y sobre todo por el cuerpo técnico. Pierde 5 minutos después de cada entrenamiento para hablar individualmente y preocuparte de la vida de tus jugadores fuera del campo. De esta manera conseguirás tener una buena relación con tus jugadores.

  • Cómo te fue el examen?
  • Cómo están tus padres?
  • Cómo te va en el trabajo?

Es importante que si te explican cuál es su problemática, seas comprensivo y no desprecies sus problemas. Probablemente aquello que les preocupe a ti te parezca poca cosa (o no) por qué ya has pasado por eso o por que tú mismo tienes problemas mayores. Pero debes de entender que es importante para él.

Saber escuchar

Los jugadores quieren ser partícipes de estrategias y de soluciones a problemas, deja que propongan soluciones o ideas y luego fíltralas y decide si son adecuadas a tu estilo o prefieres buscar otras soluciones diferentes a lo que ellos proponen. Pero deja que opinen y reflexionen.

Cuando tratamos con jóvenes es fundamental trabajar la co-responsabilidad. Si ellos participan de la creación de las estrategias, de los ejercicios, de la solución de las problemáticas… Se motivarán y lucharéis juntos para conseguir los mismo objetivos. Si lo haces tú solo, ellos tendrán sus metas y tú las tuyas.

Saber plantear metas

La elección de metas y objetivos a corto plazo y serán un punto de partida imprescindible y un gran aliado para trabajar la motivación. Es muy importante que las metas sean realistas, si no lo son es muy probable que los jugadores se frustren al no conseguir alcanzarlas.

Habilidad para motivar

El deporte es un estado de ánimo continuo. Los deportistas pueden entrenar y entrenar durante horas, repasar vídeos y alimentarse bien… pero si su estado de ánimo es bajo, su rendimiento permanecerá por debajo de sus posibilidades óptimas.

Es por ello que entre las cualidades del entrenador de fútbol debe estar ser un gran psicólogo, una persona que conozca hasta el último rincón emocional de sus jugadores. Cada situación y cada deportista, como mencionamos anteriormente, son únicos e irrepetibles, y el entrenador debe saber aplicar la receta perfecta para que los resultados sean los planificados.

Si aspiramos a ser un entrenador exitoso, debemos tener bien presente que nuestro acierto a la hora de motivar determinará el camino hacia nuestras metas.

Iván Morales

Titulado en Técnico de deportes en la modalidad de Fútbol y en Especialización en el Entrenamiento de Porteros de Fútbol. Cómo entrenador me considero un enfermo del fútbol, pero qué enfermedad más dulce!

No hay comentarios.

Sé el primero en dejar comentario.