La importancia de hidratarse en el fútbol La importancia de hidratarse en el fútbol
Desgraciadamente durante la semana es muy común ver en los campos de fútbol a algún entrenador o monitor impedir a su plantilla beber agua... La importancia de hidratarse en el fútbol

Desgraciadamente durante la semana es muy común ver en los campos de fútbol a algún entrenador o monitor impedir a su plantilla beber agua e hidratarse jugando a fútbol, ya sea en un entrenamiento o en un partido. Como está demostrado, es un gran error ya que la hidratación es fundamental para obtener un buen rendimiento durante la práctica deportiva y, por lo tanto, obtener un entrenamiento de mejor calidad.

Porqué ocurre ésto, y cómo lo solucionamos?

Normalmente a los entrenadores no nos gusta perder el tiempo, y muchos consideran éste hecho puede provocar perder minutos del propio entrenamiento. Una alternativa para evitar que el jugador pierda tiempo de entrenamiento o de correcciones del entrenador, consiste en asignar cada semana a dos jugadores la responsabilidad de llenar unos botellines de agua (los mismos que usamos en los partidos) para sus compañeros y ellos mismos, antes del comienzo del entrenamiento. De ésta manera, en el caso del fútbol base, los jugadores irán cogiendo responsabilidades con pequeñas tareas como ésta y sentirán que ayudan al grupo y que son necesarios.

Haciendo esto tan sencillo cumplirás un doble objetivo: evitar que los jugadores tengan que desplazarse a una fuente o a los vestuarios para beber agua, y aprenderán la importancia de hidratarse jugando a fútbol, una rutina que agradecerán en el futuro.

La importancia del agua en nuestro organismo

Nuestro cuerpo está formado en su mayoría por agua (70% de nuestro organismo), por lo que es adecuado mantener unos buenos niveles de hidratación para la práctica deportiva, ya que cualquier actividad físico supone un mayor consumo energético, y por lo tanto una mayor pérdida de agua, por lo que es fundamental hidratarse jugando a fútbol, antes, durante y después de la actividad.

Se recomienda que durante la actividad, cada 15-20 minutos los jugadores se puedan hidratar en pequeñas cantidades para poder minimizar las pérdidas de agua. Si eso ocurre evitaremos que la deshidratación conlleve a una bajada de rendimiento del futbolista.

Las bebidas Isotónicas también pueden ser una buena solución, ya que nos aportan hidratos de carbono aparte de agua, lo que nos puede ayudar a compensar la pérdida de azucares durante la práctica deportiva, ya que ello puede traducirse en fatiga muscular.

Aspectos psicológicos de la buena hidratación

Anteriormente hemos explicado cómo reaccionaba nuestro organismo a esa sensación de deshidratación, ahora explicaremos la importancia psicológica de ello.

Normalmente cuando un jugador nos pide ir a beber agua es porque ya tiene sensación de deshidratación física. Si no dejamos que ese jugador se hidrate perderá concentración en la actividad que está realizando. El buen estado físico del jugador es fundamental en el terreno de juego, pero no podemos dejar de banda el estado psicológico y emocional del jugador. Si no se hidrata durante la actividad de sentirá cansado pero también frustrado, y sólo podrá pensar en que tiene sed.

Iván Morales

Titulado en Técnico de deportes en la modalidad de Fútbol y en Especialización en el Entrenamiento de Porteros de Fútbol. Cómo entrenador me considero un enfermo del fútbol, pero qué enfermedad más dulce!

No hay comentarios.

Sé el primero en dejar comentario.