Mejorar el rendimiento de los jugadores en épocas de frío Mejorar el rendimiento de los jugadores en épocas de frío
Cómo todos sabemos el fútbol es un deporte sin tregua. Son muchos meses seguidos con entrenamientos y partidos cada semana, sin apenas descanso. Algunos... Mejorar el rendimiento de los jugadores en épocas de frío

Cómo todos sabemos el fútbol es un deporte sin tregua. Son muchos meses seguidos con entrenamientos y partidos cada semana, sin apenas descanso. Algunos de esos meses son durante las épocas de frío. Los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero son épocas de frío en la mayor parte de nuestro territorio, pero no por ello podemos permitirnos que baje el rendimiento del jugador durante estos meses.

Tenemos que tener en cuenta la baja temperatura para planificar una sesión?

Sin duda la respuesta es Si! Nuestros jugadores tienen que estar preparados físicamente a una temperatura óptima para poder rendir al máximo nivel y no bajar el rendimiento del jugador, tanto en entrenamientos como en partidos.

A nivel deportivo debemos de planificar un buen calentamiento. Con buen calentamiento nos referimos a iniciar el entrenamiento con algo de carrera continua suave (entre 5 y 8 minutos) para que el cuerpo vaya adaptándose a la temperatura y a la actividad física que estamos a punto de iniciar. Realizar un calentamiento del tipo movimiento articular o algún calentamiento de pases y movilidad, circuito técnico o juego. Y a partir de ahí iniciar la parte principal del entrenamiento.

Recomendamos realizar ejercicios en los que participen la mayoría de jugadores y que no estén en posiciones demasiado estáticas.

Y, sobre todo, es importante que las correcciones durante ejercicios o entre ejercicio y ejercicio no sean muy duraderas en el tiempo. Deben ser claras y concisas para que los jugadores asimilen el concepto y no se enfríen en exceso.

Cómo afecta el frío al rendimiento del jugador?

El primer paso para rendir al máximo nivel a pesar del invierno más duro y evitar la pérdida de rendimiento del jugador es tener claros algunos conceptos respecto a cómo se produce la pérdida de calor corporal, en qué afecta y algunos términos sobre las prendas de ropa técnica que se recomienda utilizar.

El ser humano mantiene una temperatura interna constante entre 36.1 ºC y 37.8 ºC y por naturaleza tiene menor capacidad fisiológica para adaptarse al frío que al calor. Durante los períodos de frío el cuerpo conserva calor mediante mecanismos cardiovasculares y musculares.

En el plano cardiovascular, se produce una vasoconstricción periférica, de forma que se reduce el flujo sanguíneo hacia la piel. En el plano muscular cabe destacar que si el cuerpo permanece parado y cesa el ejercicio, comenzará a realizar pequeñas contracciones involuntarias, a lo que llamamos “tiritar” para producir calor extra.

A la hora de aclimatarnos al frío el viento tiene gran importancia, ya que dispara nuestra sensación térmica por encima de la realidad. Además es muy importante proteger nuestras vías respiratorias evitando la gran pérdida de agua que se invierte en calentar el aire al inspirarlo a bajas temperaturas.

La mejor opción para protegernos del frío es vestirnos por capas. Se basa en sustituir el tradicional uso de dos capas gruesas por el de varias finas de diferentes características.  De este modo, el calor se mantiene entre las capas mientras que el sudor se va transportando poco a poco a las capas exteriores manteniendo el cuerpo seco.

Primera Capa

La primera capa debe ser ropa térmica y transpirable. Nos aporta termorregulación y está provista de costuras planas para evitar roces. Es necesario que vaya bien ceñida al cuerpo, para evitar el flujo de aire sobre la piel. De esta manera protege las zonas críticas y mejora la precisión y eficacia de movimientos.

Segunda Capa

La segunda capa debe de estar compuesta por ropa que aporte calor extra a nuestro cuerpo, suele ser una sudadera deportiva.

Tercera Capa

En la tercera capa se debería llevar cortavientos y chubasqueros que eviten la penetración del aire y/o lluvia a las capas inferiores.

Iván Morales

Titulado en Técnico de deportes en la modalidad de Fútbol y en Especialización en el Entrenamiento de Porteros de Fútbol. Cómo entrenador me considero un enfermo del fútbol, pero qué enfermedad más dulce!