Cómo incorporar un jugador de fútbol lesionado al entrenamiento Cómo incorporar un jugador de fútbol lesionado al entrenamiento
Cuándo un jugador de fútbol lesionado ha superado las primeras fases del tratamiento médico, decidido y dirigido por un especialista (médico o fisioterapeuta), puede... Cómo incorporar un jugador de fútbol lesionado al entrenamiento

Cuándo un jugador de fútbol lesionado ha superado las primeras fases del tratamiento médico, decidido y dirigido por un especialista (médico o fisioterapeuta), puede retomar su vida deportiva y incorporarse al entrenamiento. Pero no puede hacer los mismos ejercicios que sus compañeros, debes adaptar su incorporación de manera paulatina.

Normalmente, en equipos no profesionales, en el tiempo que pasa entre que acaba la primera fase de recuperación dirigida por el fisioterapeuta o médico y la fase de incorporación al grupo, existe un vacío de responsabilidad o de supervisión. Incluso, a veces, ese escalón intermedio no existe y el jugador se reincorpora directamente al grupo. ERROR! O incluso ese escalón lo asume y controla el propio jugador en solitario. Otro error!

El error de incorporar a un jugador de fútbol lesionado al entrenamiento grupal

En el primer lugar, incorporar un jugador recién recuperado de su lesión al entrenamiento grupal es un grave error para su propia seguridad. Existe una alta probabilidad de que ese jugador recaiga sobre la misma lesión rápidamente. Y nadie quiere eso. Ni él, ni el equipo, ni tú.

En el segundo lugar, si el jugador de fútbol lesionado se supervisa a si mismo y se auto-gestiona en solitario lo hará con poca paciencia, por qué el jugador quiere recuperarse lo antes posible y quiere dejar de estar al margen del grupo. Le podrán las ganas de volver al terreno de juego. Es lógico, se trata de su pasión.

Es aquí dónde cobra vital importancia, tanto el proceso de re-adaptación deportiva como la figura profesional del re-adaptador. En el caso de que no exista esta figura dentro del cuerpo técnico tendrá que asumirla el fisioterapeuta, el preparado físico, el entrenador asistente o el propio entrenador.

La re-adaptación físico-deportiva tras la lesión

Hoy en día resulta imposible hablar de rehabilitación de lesiones sin considerar el ejercicio físico como una de las herramientas más potentes en la recuperación de los lesionados.

Esto ha provocado que, a pesar de que en los últimos años los esfuerzos se han centrado en el tratamiento del trauma en sí mismo, los objetivos han ido derivando hacia la búsqueda de estrategias de intervención que, o bien reduzcan el número de lesiones (prevención) o bien supongan una disminución del tiempo de baja y/o una reincorporación segura al entrenamiento y la competición (re-adaptación).

Algunos de los objetivos que deberían atenderse, desde un punto de vista profesional, podrían ser los siguientes:

  1. Guiar al jugador durante ésta etapa.
  2. Organizar un programa de entrenamiento de acuerdo a las necesidades individuales.
  3. Prevenir futuras patologías y asegurar la recuperación completa del atleta.
  4. Mejorar continuamente las capacidades de coordinación básicas de las áreas corporales que intervienen de forma preferente en la ejecución de las técnicas específicas.
  5. Lograr el equilibrio necesario del balance muscular en los grupos más importantes, protagonistas-antagonistas de las técnicas preferidas por el jugador.
  6. Obtener niveles de fuerza generales y específicos óptimos para desarrollar las tareas deseadas.
  7. Cooperar para las descarga tendinoso-articular de cada día de entrenamiento, con el resto de los métodos utilizados.
  8. Mejora constante de la movilidad articular.
  9. Ayudar al logro de la deseada elasticidad muscular.
  10. Ayudar a tener un estado de ánimo satisfactorio.

A continuación encontrarás un ejemplo de tabla de ejercicios de propiocepción para recuperación i/o prevención de lesiones en tus jugadores:

Cómo trabajar las lesiones en los jugadores de fútbol lesionados

Iván Morales

Titulado en Técnico de deportes en la modalidad de Fútbol y en Especialización en el Entrenamiento de Porteros de Fútbol. Cómo entrenador me considero un enfermo del fútbol, pero qué enfermedad más dulce!

No hay comentarios.

Sé el primero en dejar comentario.